¿Qué ocurre con los perros policía cuando se jubilan?

Son muchos los perros que prestan un servicio inestimable en los cuerpos de seguridad como la guardia civil o la policía nacional. Pero por desgracia, sus años de servicio son muy limitados. Bien porque pierden facultades, por hacerse mayores o simplemente porque en su entrenamiento se descubre que no son aptos. Después de ese tiempo, ¿qué pasa con los animales que han dedicado su vida a protegernos? Te contamos cómo terminan sus días los perros policía jubilados.

Perro policía jubilado

¿Por qué se jubila un perro de servicio?

Los canes que forman parte del equipo de distintas unidades caninas, como los cuerpos y fuerzas de seguridad o una empresa dedicada a la búsqueda de drogas y dinero con perros detectores, hacen un trabajo incomparable. Sin embargo su vida laboral es relativamente corta, ya que son muy pocos los perros que pasan de los 10 años de servicio.

Los principales motivos por los que se jubila a un perro de trabajo son los siguientes:

  • Enfermedad. Una de las razas más usadas como perros detectores son los pastores alemanes que suelen sufrir de displasia de cadera. Un problema que limita su trabajo pero que permite una vida normal como perro de compañía.
  • Edad avanzada. Igual que ocurre con los humanos, con el paso de los años los canes pueden perder poco a poco la vista y el olfato. Además de cansarse rápidamente, por lo que tienen que llevar una vida más tranquila.
  • Falta de aptitudes para el trabajo. Muchos de los animales que se seleccionan como perros policías no terminan su formación o bien se retiran al poco tiempo por no desarrollar el trabajo correctamente. Son perros totalmente válidos pero que simplemente muestran poca concentración o se distraen fácilmente.

¿Dónde pasa sus últimos años un perro jubilado de los cuerpos de seguridad?

Con la gran ayuda que prestan estos perros a la sociedad no sería de recibo dejar que pasaran los años que les queden después de dejar sus funciones solos o en un chenil. Es por eso que su salida siempre debe ser terminar en un hogar como parte de una familia. Estas son las alternativas más comunes.

  • Ser adoptados por su guía. Lo más habitual es que siempre se de la opción al guía de perro de adoptarlo para que pase sus últimos años en casa con su familia. Sin embargo, es cierto que estas personas cuentan con varios compañeros caninos a lo largo de su vida laboral. Por lo que en muchos casos es muy complicado que puedan hacerse cargo de todos.
  • Adopción. En caso de que el guía no quiera o no pueda quedarse al perro al que se retira del trabajo, el can se pone en adopción y se le busca una familia. Son muchas las personas que acogen a este tipo de perros.

Un perro policía jubilado adoptado

Adoptar un perro jubilado

En España hay un colectivo sin ánimo de lucro que se dedica a buscar hogar a aquellos perros policías que se retiran. Se llama asociación Héroes de 4 patas y su labor es presentar a los canes retirados aquellas personas interesadas en adoptarlos. Logrando que todos puedan pasar el resto de su vida formando parte de una familia.

Su trabajo puede parecer sencillo, pero en realidad llevan a cabo un proceso de adopción complejo para anteponer siempre el bienestar de los perros. De manera que consiguen siempre encontrar un hogar perfecto para cada animal de acuerdo al estilo de vida de cada familia. Consiguiendo el binomio perfecto entre el animal y sus nuevos compañeros de hogar.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?